Manifiesto Marcha por la Vida

Publicado por on Miércoles, 14 de Junio de 2017

  • En España la información que recibe una mujer antes de abortar se entrega en un sobre cerrado y no incluye una descripción del desarrollo del hijo y de sus características en función de la edad gestacional.
  •  La mayoría de las mujeres no recibe información completa y veraz sobre lo que supone el aborto y los riesgos físicos y psicológicos que este conlleva.
  • Los requisitos que exige la ley del aborto en España antes de que este se practique no van encaminados a proteger la vida del nasciturus, incumpliendo la recomendación del Tribunal Constitucional en su sentencia de 1985.
  • El latido del corazón de un ser humano puede oírse por ecografía a partir de la quinta semana de gestación. Sin embargo, a la mayoría de las mujeres que se plantean abortar no se les ofrece la oportunidad de escucharlo antes de tomar una decisión.
  • El latido del corazón dentro del seno materno es una evidencia más de que durante el embarazo existe ya un ser humano que vive y de que el aborto detiene un corazón que late y acaba con una vida humana.

Ante esta evidencia, y la certeza de que si una mujer escucha el latido del corazón de su hijo es muy probable que decida seguir con su embarazo, Derecho a Vivir pide al presidente del Gobierno, Sr. Mariano Rajoy que:

  • Cumpla con la obligación constitucional de proteger la vida del nasciturus, promoviendo medidas encaminadas a evitar el aborto en cualquier situación.
  • Introduzca en España un cambio legislativo que consista en ofrecer a la mujer que quiere abortar una ecografía mostrándole las características del hijo que lleva dentro y que pueda escuchar, en su caso, el latido de su corazón.
  • Vele para que se le proporcione a la mujer que se plantea abortar, una información veraz y completa sobre el estado del desarrollo de su hijo y de las oportunidades y ayudas reales tanto médicas como socioeconómicas que favorezcan la decisión de continuar con su embarazo.

About the author

Comments

Comentarios cerrados

  • .

    .